Skip to Content
Streetsblog Massachusetts home
Streetsblog Massachusetts home
Log In
Environment

La Línea Azul En East Boston Es El Enfoque de Estudio de Cambio Climático

11:10 AM EDT on October 3, 2022

mapa de East Boston con as zonas a riesgo de inundacion cerca de las estaciones de la Linea Azul

Mapa de East Boston muestra los diferentes tipos de vulnerabilidad. El color rojo indica áreas propensas a inundaciones por tormentas que ocurran en 10 años. Las áreas azules muestran áreas propensas a inundaciones a lo largo del tiempo. Las estacione Wood Island (izquierda baja) y Orient Heights (derecha arriba) de la Línea Azul se encuentranentre estas areas de color. Los puntos amarillos señalan lugares claves donde el equipo esta enfocando sus esfuerzos tras conversacionescon la comunidad. Cortesía de A Better City.

La comunidad de East Boston ha estado lidiando con el cambio climático desde varios frentes. No solo ha sido destacado en el Plan de Calor de la Ciudad de Boston como uno de los cinco vecindarios que experimenta las temperaturas de calor más altas de la región, sino también es susceptible a inundaciones por su localización geográfica y a la progresiva elevación del nivel del mar. 

Read this article in English. 

Dados los riesgos que East Boston enfrenta, este verano Stone Living Lab otorgó a A Better City, una organización de negocios basada en Boston, un fondo de $50,000 dólares para estudiar de qué manera los esfuerzos para mitigar el cambio climático podrían afectar el sistema de transporte y la estructura socioeconómica de la comunidad, dos aspectos que a menudo no se tienen en cuenta en dichos estudios.

Las altas temperaturas generadas por el cambio climático perjudican la infraestructura del transporte público como lo son las vías del tren. Por ejemplo, durante este verano después de varias olas de calor la agencia MBTA tuvo que restringir la velocidad en algunas áreas del sistema del metro.

Como una de las pocas maneras que la gente tiene para ir al centro de Boston desde East Boston sin carro, la Línea Azul es un corredor de transporte crítico que ahora es vulnerable a las consecuencias del cambio climático y también a presiones socioeconómicas como el aburguesamiento.   

Durante la pandemia, varias estaciones a lo largo de la Línea Azul mostraron altos niveles de retención de pasajeros dado que los trabajadores esenciales que viven en East Boston usaban esta línea de metro para llegar a sus trabajos al otro lado del puerto.  

Algunas porciones de la Línea Azul también pasan cerca de la Ruta 1A, una carretera que ahora está siendo estudiada por MassDOT en un esfuerzo para “mejorar conexiones a la red de carreteras local y regional, mejorar el transporte público, mejorar las conexiones peatonales y de bicicletas, y mitigar los impactos del cambio climático,” según la descripción del alcance de trabajo que la agencia publicó en el 2020. 

Adicionalmente, el estudio tiene como objetivo explorar “el uso potencial de los terrenos de ferrocarril de MassDOT y MBTA localizados entre la Ruta 1A y Chelsea Creek en East Boston.” 

grey map of the old rail corridor in east Boston showing possible locations for shared paths
Información tomada de una junta pública en junio de este año: propuesta de diseño del sendero compartido a lo largo del Chelsea Creek en el actual corredor de ferrocarril de MassDOT/MBTA desde Day Square cerca de la estación Wood Island en la Línea Azul hasta Bell Circle en la Ciudad de Revere. Cortesía de MassDOT.
From a public meeting held in June of this year: design of a proposed shared use path along the Chelsea Creek on the existing MassDOT/MBTA rail corridor from Day Square near the Blue Line’s Wood Island station to Bell Circle in the City of Revere. Courtesy of MassDOT.

StreetsblogMASS hablo con Kate Dineen, Vicepresidenta Ejecutiva de A Better City, y Paul Kirshen, Director de Investigaciones de Stone Living Lab acerca del proyecto que esperan emprender con estos fondos. 

El proyecto, “Enverdeciendo la Línea Azul”, una colaboración entre ABC, Civic Space Collaborative, y Weston and Sampson, evaluará el potencial de soluciones basadas en la naturaleza para proteger infraestructura crítica de transporte tras inundaciones costeras y de tormentas, y apoyar las comunidades a lo largo de la Línea Azul y East Boston, según Dinee.  

“Nos hemos juntado porque la (Ciudad de Boston), al igual que la región está muy interesada en usar lo que llamamos soluciones basadas en la naturaleza para dar manejo al aumento de inundaciones costeras. Una solución basada en la naturaleza es en realidad una estructura de ingeniería que imita el funcionamiento de la naturaleza al brindar protección contra la inundación costera,” explicó Kirshen.   

Los esfuerzos en torno a soluciones basadas en la naturaleza para mitigar el impacto del cambio climático han tomado gran impulso en Boston.

Para dar un ejemplo, el Emerald Tutu es un proyecto de Northeastern University que tiene como meta proteger la zona costera contra la elevación del nivel del mar a través de una red de tapetes de vegetación que sirven como amortiguación en el mar. Kirshen dice que hace parte de un grupo grande de especialistas que están en constante comunicación para intercambiar  información sobre soluciones basadas en la naturaleza.

Adicionalmente a los efectos de mitigación que pueden tener las soluciones basadas en la naturaleza, estas también pueden brindar lo que Kirshen y Dineen llaman “co-beneficios.” Kirshen menciona el ejemplo de una berma o pared la cual podría ofrecer áreas habitables en el lado costero -brindando beneficios para el ecosistema- y campo abierto en el lado urbano -brindando beneficios sociales para las personas. 

En East Boston, Bremen Street Community Park y East Boston Memorial Park están entre los pocos espacios verdes disponibles para los residentes de esta comunidad.

“Hay un componente gigante de justicia ambiental en estos sistemas basados ​​en la naturaleza,” dice Kirshen. 

Dineen también mencionó estadísticas del plan de vecindario desarrollado por la Ciudad de Boston, Plan East Boston, el cual ella dice ayudó a guiar los esfuerzos del equipo: 

    • 22% crecimiento de la población entre el 2000 y 2017 
    • 55% de la población habla español 
    • 58% del área terrestre es vulnerable a inundaciones para 2070’s  
    • 80% de las estaciones de MBTA están en riesgo 
    • 1.3% tasa annual de crecimiento en el abordaje en East Boston en estaciones de la Línea Azul 

¿Cómo las soluciones basadas en la naturaleza mejoran la salud y vitalidad de las comunidades y distritos comerciales al crear nuevas oportunidades de recreación? ¿Cómo ayudan a mitigar otros impactos del clima más allá de inundaciones, como por ejemplo el calor extremo?” preguntó ella.

El equipo está principalmente enfocado en dos estaciones a lo largo de la Línea Azul: Wood Island y Orient Heights. Al final del proyecto, el equipo compartirá diseños conceptuales como dibujos y representaciones de las soluciones basadas en la naturaleza que podrían ser implementadas en áreas claves cerca de estas estaciones para ayudar a mitigar inundaciones costeras. 

Uno de los retos del proyecto es recolectar las opiniones y experiencias de muchas personas en la comunidad, las cuales Dineen dice son muy importantes para su equipo. 

“Estamos intentando pensar de manera creativa en cómo podemos trabajar con organizaciones locales que trabajen con la comunidad,, funcionarios electos y miembros del gobierno para asegurarnos que no solo estemos hablando con las mismas personas que han participado en procesos anteriores,” dijo ella. 

Más allá de las juntas, el equipo ha hecho encuestas en inglés y español y tiene planes de hacer juntas con residentes a lo largo del otoño.

El reporte final se espera esté listo en Febrero del año entrante.

Stay in touch

Sign up for our free newsletter